Noticias | Agenda

Violonchelista

Alisa Weilerstein: "La interpretación del 'Elgar' de Jacqueline du Pré es como la Biblia"

"De pequeña estaba obsesionada con esta violonchelista y entre los cuatro y los diez años no paraba de escuchar sus grabaciones, pero luego decidí quitarlas por un tiempo para no copiarla"
17-01-2013 23:00
0 votos
La violonchelista americana, ayer, en A Coruña. / carlos pardellas

La violonchelista americana, ayer, en A Coruña. / carlos pardellas

La chelista norteamericana Alisa Weilerstein creció escuchando el Elgar que hizo famoso en la década de los setenta Jacqueline du Pré, que falleció de esclerosis múltiple, y ni se imaginaba que hace tres años sería ella la que volvería a grabar esta pieza. Y mucho menos a las órdenes de Daniel Barenboim, esposo de la anterior intérprete. Hoy y mañana a las 20.30 horas en el Palacio de la Ópera los coruñeses disfrutarán de la versión que Weirlerstein hace de la pieza de Edward Elgar, en dos conciertos en los que estará acompañada por la Orquesta Sinfónica de Galicia.

-¿Cómo surgió la idea de volver a grabar el Elgar?

-Un director de orquesta que conocemos ambos fue quien me ofreció interpretar el concierto de Edward Elgar para violonchelo y yo le dije que no aceptaría jamás porque la grabación original de Jacqueline du Pré para mí es la Biblia.

-¿Por qué cambió de opinión?

-Me convencieron de que nadie conocía esta obra como Barenboim y que iba aprender muchísimo con él; y eso fue lo que me empujó a aceptar su petición cuando me dijo: '¿Quieres tocar el Elgar conmigo y la Filarmónica de Berlín?'. A finales de 2009 firmé el contrato con la discográfica Decca Clasic para grabar la pieza y en abril del año siguiente la estrenamos en Berlín.

-¿Qué hace que esta pieza sea tan singular?

-Elgar es la manifestación máxima de la nostalgia y la tragedia de lo que queda tras una guerra, puerta abierta a un mundo feliz que se cerró para no abrirse nunca más.

-¿Qué siente al coger el violonchelo e interpretarlo?

-Es íntimo pero directo y aunque anima a caminar siento que la melodía está todo el rato llorando.

-¿Cómo ha sido trabajar este tiempo con Barenboim?

-Barenboim es un genio de nuestro tiempo y al igual que los mejores profesionales de la música aporta al artista muchas ideas pero dejándole libertad. Recibí muchas sugerencias de él sin dejar de ser yo misma.

-¿Teme las comparaciones con la primera grabación?

-Jacqueline du Pré era mi violonchelista favorita y de pequeña estaba obsesionada con ella hasta el punto que después de escuchar tantas veces sus grabaciones entre los cuatro y los diez años tuve que guardarlas durante un tiempo porque no quería copiarlas. Por eso me quedé en shock cuando me ofrecieron la noticia de grabar el Elgar aunque después me di cuenta de que yo podía ofrecer mi versión.

-¿Cuándo nació su pasión por la música y su interés por aprender a tocar el violonchelo?

-Mi abuela me regaló un cello hecho con cajas de cereales cuando tenía cuatro años. Me frustré cuando intenté tocar y no sonaba, así que insistí a mis padres para me compraran uno. Dos años después di mi primer concierto y estaba tan emocionada y concentrada que no entendí que el público se riese al verme tan pequeña sobre el escenario.

-¿Cómo hay que prepararse antes de tocar una composición?

-Hay que buscar un equilibrio entre la verdad de la partitura y las emociones que evocan. Cada frase tiene una interpretación distinta que se consigue practicando mucho.

Encuentra los eventos de