Noticias | Agenda

“Me he preguntado muchas veces por qué elegí esta profesión”

“Perdí la esperanza de que las discográficas pudieran cambiar, y ahora están acabadas”
12-05-2011 22:53
0 votos
Diamanda Galás, en una imagen promocional. La Opinión

Diamanda Galás, en una imagen promocional. La Opinión

La inclasificable vocalista, compositora y pianista grecoamericana Diamanda Galás ofrecerá esta noche el concierto inaugural del auditorio del Ágora. El recital, en el que la artista se enfrentará al público a solas con su piano, comenzará a las 21.00 horas.
–¿Con qué deleitará a sus seguidores esta noche?
–Voy a cantar cosas en francés, en español, en griego, en inglés y probablemente en italiano. Cambio el repertorio para todos los conciertos. Cuando siento una canción, la canto y, si no quiero, no la hago.
–Las barreras idiomáticas no son algo que la detenga.
–No. Interpretaré dos canciones de Jacques Brel, que me gusta muchísimo como intérprete y compositor, y de Gérard Jouannest, que todavía toca con su esposa Juliette Greco, y compuso mucho para Brel. Me gustan, pero son muy difíciles.
–¿Qué piezas interpretará en castellano?
–Voy a cantar una canción de La Lupe, que es maravillosa. Tuvo una vida muy complicada en Nueva York, porque las compañías de discos la maltrataron. Murió muy joven, pero para mí fue la cantante de salsa más grande, era como Jimi Hendrix; muy loca, muy ingeniosa y muy rara. Pero para las compañías era una loca, preferían alguien más convencional, como Celia Cruz. También cantaré una canción de Germaine Montero.
–¿Tiene su repertorio algún nexo de unión?
–Estas canciones, como las de Brel, se compusieron bajo la influencia de los románticos: Chopin, Bartok... Esto se puede ver en los temas dramáticos, y escuchando los cambios de acordes. Los acordes son una calle en la que transcurre el drama de la canción.
–Comentó antes que las canciones que interpreta en cada recital dependen de su estado anímico.
–Soy una persona que está alegre o triste. O blanco o negro. Me cambia mucho el humor, como a muchas cantantes. Esta vida es muy estúpida, y tiene cosas terribles y maravillosas. Cuando estás haciendo música es maravillosa, pero cuando tienes que hacer cosas estúpidas de negocios, y discutir con idiotas es horrible. Muchas veces me he preguntado por qué he elegido esta profesión, pero me ha dado la oportunidad de trabajar con personas muy inteligentes, y puedo cantar lo que quiero y descubrir poemas y escritores que dicen cosas que yo identifico con mi vida.
–¿Cómo está viviendo el derrumbe de la industria discográfica, a la que siempre criticó con ferocidad?
–(Risa) Es muy cómico para mí. Los directivos de las compañías lo quieren controlar todo. Ahora hago y vendo mis propios discos. Perdí la esperanza de que las compañías pudieran cambiar, y ahora están acabadas.
–¿Cómo ve la situación musical de su país?
–El control en Estados Unidos lo tienen Jay Z y Beyonce. Hay muchas cantantes en el mundo, y no quiero tener que escuchar a esta chica una y otra vez, con sus letras idiotas (risas). Su voz es maravillosa, pero sus letras son tan estúpidas...
–¿No salva a ninguna cantante pop actual?
–Lo que me fascina de ella, de Madonna, de todas las cantantes como Lady-vomitar-Gaga (risas), es que son una repetición de otras cosas. Y ahora se meten en temas políticos, y lo que Lady Gaga dice lo hizo Madonna hace muchos años, no es nada nuevo. Esto me hace pensar que el público es cada vez más estúpido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook