Noticias | Agenda

La herencia de los coptos

La galería Atlántica expone en la parroquia de Os Rosales una instalación que recoge más de cincuenta piezas entre cruces, biblias y retablos, de la primera cultura cristiana de África
27-05-2011 23:40
0 votos
Una de las piezas de la exposición carlos pardellas

Una de las piezas de la exposición carlos pardellas

La cultura copta es una gran desconocida en Europa, pese a tratarse de la primera expresión del cristianismo de la que se tiene noticia en África. Esta religión es la protagonista de la exposición Lalibela, camino de peregrinación, organizada por la galería Atlántica Centro de Arte, y que se puede visitar en la parroquia de Os Rosales.
Se trata de la primera ocasión en la que se puede disfrutar en España de esta instalación, que recopila más de cincuenta piezas entre cruces, biblias, retablos portátiles y otros elementos —como fotografías, mapas y maquetas— que datan mayoritariamente de los siglos XVII y XVIII. La denominación del montaje proviene de la ciudad santa de Lalibela, un espacio de peregrinación situado en el norte del país, construido por el rey del mismo nombre en respuesta a la conquista de Tierra Santa por los musulmanes.
“Se trata de una ciudad con once iglesias subterráneas, comunicadas por túneles, para evitar los saqueos en caso de ataque —explica Salvador Corroto, de Atlántica—. Esta exposición reúne distintos elementos religiosos divididos en tres bloques: cruces, libros y biblias, e imaginería e iconos”.
El responsable de la galería destaca como nexo de unión entre las piezas su calidad, además de su contenido religioso: “Las cruces son de planta griega con sus particularidades individuales, porque allí cada monasterio, que es la distribución geográfica que emplean, tiene la suya. También exponemos cruces ceremoniales de diferentes tamaños, que van desde el medio metro a las más pequeñas, de uso doméstico”. “Los libros y las biblias que conforman el segundo bloque de Lalibela, camino de peregrinación —indica Coroto—, están todos elaborados a mano, con sus dibujos policromados”.
La última parte de la instalación recoge otra serie de elementos ceremoniales de la cultura copta que no se alejan demasiado de los usos y costumbres de los cristianos de otras partes del mundo: “Además de las once iglesias de la Ciudad Santa, en las aldeas los sacerdotes celebraban la misa en cualquier sitio, y utilizaban pequeños retablos portátiles hechos en madera. Son una piezas totalmente artesanales, y el más antiguo que mostramos data del siglo XV”.

Encuentra los eventos de