Noticias | Agenda

Julián Maeso

"Soy muy exigente conmigo y me critico tanto que es como una autodestrucción"

"El año pasado toqué en una plaza en A Coruña y fue de las mejores noches de la gira. Creo que hoy en el Mardi Gras van a saltar chispas"
18-11-2016 00:29
2 votos
Julián Maeso, durante un concierto. gabino porto

Julián Maeso, durante un concierto. gabino porto

Con muy buenas críticas y salido del horno hace menos de un mes llega hoy a la sala Mardi Gras, dentro del ciclo Son Estrella Galicia, el tercer disco de Julián Maeso, el primero como artista de Sony Music, Somewhere Somehow. El toledano presentará a quinteto su mezcla de country, folk, blues, rock, pop y jazz, y anuncia "sorpresas".

-¿Que se encontrará el público en el concierto de esta noche?

-Temas del nuevo disco, algunos de los anteriores, alguna versión y muchas ganas de satisfacer a todo aquel que decida emplear su tiempo y su dinero en venir a vernos.

-Ya ha tocado en A Coruña, ¿qué recuerdo guarda?

-Muy bueno. He tocado en Mardi Gras, en Playa Club con otros proyectos y en una plaza el año pasado [San Nicolás, en las sesiones expandidas del Festival Noroeste Estrella Galicia]. Esa noche fue bastante mágica, de las mejores noches de la gira del disco anterior. O sea que creo que este viernes en Mardi Gras van a saltar chispas.

-¿Contento con el disco?

-Buf? En este disco me he relajado un poco en relación al anterior, que no quería ni que saliese.

-¿Por qué?

-Soy muy exigente con lo que hago y me critico tanto que es como una autodestrucción. Con la madurez vas asumiendo que un disco es un reflejo del momento, que no existe la perfección y que tienes que conformarte con esa fotografía del momento en el que estás y la música que puedes ofrecer sin más pretensión que eso. Tienes que intentar que el disco tenga una carga de emotividad y llegue a la gente al corazón y lo demás son gilipolleces.

-En una entrevista reciente afirmó que la música "tiene una función terapéutica" para el público. ¿Y para el músico?

-Por supuesto. Si das, recibes. A mí que la gente venga al concierto ya me llena. En los tiempos que corren, la función terapéutica es conseguir que se genere un momento de magia, llegar al corazón a la gente y hacerles olvidarse de sus problemas. Eso es un triunfo para ti y para el público.

-Usted actúa en toda España. ¿Cómo está el panorama musical?

-Hay que intentar que las salas de conciertos no tengan tantas trabas y que se legalice la situación de los músicos, que muchas veces no están dados de alta ni cotizan.

-Y con lo difícil que lo tienen, ¿qué engancha tanto?

-La música es algo superior a nosotros, ligado con la naturaleza. A cualquier persona le ha afectado para bien y para mal una canción. Conecta directamente con el ser humano a nivel sensorial. En mi caso también es un trabajo. Y ha sido una pasión desde pequeño. Yo estaba tocando las cacerolas en casa con tres años. Y cuando escuché ciertos grupos me impactaron muchísimo.

-¿Cuáles?

-Rock & roll de los 50. Chuck Berry, Jerry Lee Lewis... Por ahí empecé.

-Y fue avanzando.

-Sí. Estaba en colegios de curas y siempre había un instrumento por ahí y aproveché la coyuntura para intentar no tocar el Alabaré (ríe).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook