Noticias | Críticas de Cine

'Gatos, un viaje de vuelta a casa': Un musical con chispa

Revolución del tradicional largometraje japonés de dibujos animados
05-10-2017 09:11
0 votos
Imagen de la película. YOUTUBE.COM

Imagen de la película. YOUTUBE.COM

Ha significado un cambio de rumbo considerable del cine de animación japonés y supone el abandono, por lo menos momentáneo, del tradicional largometraje de dibujos animados, en los que el cine nipón ejerce un magisterio internacional indiscutible, para ensayar con ambiciones el de 2 dimensiones.

La fórmula técnica utilizada ha sido ejemplar y el resultado, en líneas generales, es satisfactorio, con un tratamiento muy elaborado del diseño de personajes y un argumento que exalta los valores de la amistad por encima de todo.

El gran éxito que obtuvo en las pantallas japonesas permite alumbrar un futuro prometedor en este campo. Titulada en el original Rudolf, el gato negro, cambiado a última hora en España por discutibles criterios comerciales, esta es una historia que nos introduce en el hábitat de estos pequeños felinos que podría tener como modelo Los aristogatos de Disney.

Su mayor virtud reside, por un lado, en que ha sabido diseñar a estas mascotas con toques de simpatía y con un ligero sentido del humor que prende entre el público menudo. Por otro, en los esmerados fondos con la arquitectura japonesa como decorado.

El pequeño protagonista es ejemplar al respecto, con un Rudolf que es todavía muy pequeño y que trata de encontrar un sitio en su mundo. Vive en la prefectura de Gifu, pero el abandono de su propietaria y un descuido mientras jugaba en el interior de un camión ha acabado con él en las afueras de Tokio. Para él, es una situación difícil porque no sabe desenvolverse en el seno de una gran ciudad, aunque logrará afianzarse en estos ghettos gracias a su buena disposición y especialmente a su relación con Tengounmontón, como le llama Rudolf. Es un gato con infinidad de nombres, desde Solitario hasta Rayado y Tigre, que se convierte en su maestro y que le abre los ojos a la realidad de la vida. Para Rudolf es fundamental convertirse en un adulto y saber leer para poder reencontrarse con su dueña, que vuelve desde Estados Unidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

De cine

Deja tu comentario
La directora británica estrena en el festival una comedia que termina con mucha sangre
Deja tu comentario
La actriz Ella Purnell dio vida a este personaje y ahora su camino se ha cruzado con el del [..]
Deja tu comentario
Te mostramos el nuevo aspecto del actor, que dará vida al fotógrafo Frances Boix en su próxima [..]

Fotos de cine

La piel fría
La piel fría
La piel fría
La piel fría
La piel fría

La piel fría

En una isla perdida en medio del océano, dos hombres se defienden, noche [..]

Prev
Next