Salpicón de marisco

0 votos
Salpicón de marisco

Perfecto para Navidad, este palto es delicioso y muy sencillo de preparar

Ingredientes:

  • 1/2 kg de cigalas, 1/2 kg de gambas, 1/2 kg de merluza, 1/2 kg de rape, 3 huevos cocidos, salsa vinagreta, cebolla, ajo, laurel, perejil, sal.

La merluza se pone en una cacerola con agua fría, con el rape, un pellizco de sal, un trozo de cebolla, un diente de ajo, una rama de perejil y un poco de laurel, y se deja cocer durante 15 minutos desde el momento en que rompa a hervir; una vez cocida, se escurre y se deja enfriar. El caldo resultante se cuela y puede emplearse para hacer una sopa.

Los mariscos se cuecen en agua hirviendo con sal durante 10 minutos; luego, se dejan enfriar y se les quita la cáscara. El agua de cocerlos —colada— se añade al caldo reservado para la sopa de pescado.

Al pescado, cuando esté frío, se le quita la piel y las espinas, se desmenuza y se añade a los mariscos picados —reservando unas gambas para adornar—; se mezclan bien todos los ingredientes, se pasan a una fuente redonda, se cubren con la salsa vinagreta —que no debe ser muy caldosa— y se remueven mucho para que el líquido no quede en el fondo; por último, se adorna con las gambas reservadas y los huevos cocidos cortados en rodajas o picados finos y espolvoreados. El salpicón se sirve frío y, generalmente, en copas individuales de cóctel.

Libro de recetas

Busca tus recetas escribiendo aquí el nombre del plato o alguno de sus ingredientes...

Silvia Abril afirma que en la cocina hay que disfrutar y ser feliz.

Silvia Abril te enseña recetas saludables para ser feliz

La actriz cómica ha presentado su primer libro sobre cómo seguir una dieta saludable y organizada

Ceviche de brócoli, una receta sencilla y saludable

Ceviche de brócoli, un plato perfecto para eliminar los excesos del invierno

Descubre esta receta de verduras, ideal para acompañar platos de carne, pescado o de legumbres

Cómo hacer el huevo frito perfecto en casa.

Así es como conseguirás hacer el huevo frito perfecto

Existen dos maneras de hacerlo y aunque a la vista los resultados sean distintos, son igual de deliciosos