Fin de semana

Morella, en lo alto del peñón

0 votos

Morella - Castellón

El origen medieval de Morella se hace evidente en su emplazamiento y en sus murallas, calles y casas señoriales. Conjunto Histórico-Artístico, ahora el deseo es que sea declarada Patrimonio de la humanidad

Tere Gradín

Visitar Morella es hacer un viaje al pasado. La ciudad conserva su entramado y buena parte de su arquitectura medieval, enclavada en lo alto de un peñón de algo más de mil metros de altitud, majestuosamente coronado por el castillo y las murallas.

En el centro de una comarca, Els Ports, de fuerte personalidad, encrucijada de las tierras de Aragón, Cataluña y la Comunidad Valenciana, Morella conserva palacios y casonas levantados entre los siglos XIV y XVI y aquí se respira el alma de un territorio habitado desde el Neolítico.

Plaza fuerte disputada durante centurias, en esta localidad castellonense ya de lejos se dibuja el perfil de su fortaleza, una bella obra de ingeniería militar construida en tiempos de los árabes. Rodeada por unos dos kilómetros de muralla medieval, en el interior los monumentos y casas de Morella guardan aún el paso de la historia. Arcos de piedra góticos, escudos nobiliarios en las fachadas y aleros de madera tallada de estilo aragonés jalonan calles empinadas y porticadas que desembocan en murallas almenadas, puertas y torreones. Además del castillo, la Iglesia Arciprestal es sin duda el monumento más importante de esta vieja plaza fuerte. Conocida también como basílica de Santa María, es una auténtica joya del gótico catalán y uno de los templos más importantes de la época. Sus pórticos muestran elaboradas filigranas en piedra y en el interior alberga también una gran belleza artística. La basílica cuenta con un Museo Arciprestal en el que se exhiben objetos litúrgicos y valiosas obras de arte sacro, además de importantes incunables.

Fuera del templo, palacios, casonas y balcones de madera dibujan la esencia de las calles de Morella. Entre las casas señoriales destacan la del Conde de Creixell, del siglo XVI; el palacio del Cardenal Ram —hoy un hotel— y las casas Ciurana o Rovira, entre otras.

Las construcciones monumentales se suceden. El Real Convento de San Francisco fue fundado en 1272 y conserva una sala capitular con hermosos frescos acompañados de versos que aluden a la muerte y a lo efímero de la vida. De las edificaciones religiosas vale la pena conocer también la iglesia de San Nicolás, del siglo XIII y la de San Miguel, del XVIII. El palacio que aloja el Ayuntamiento es otro edificio que merece una visita. Concebido bajo los cánones del gótico civil, aloja un valioso retablo que relata la conquista de la ciudad. El patrimonio cultural y arquitectónico se complementa con otras obras como el acueducto o los porches de piedra. Una de las arterias más animadas de la ciudad es la calle Blasco de Alagón, también conocida como los Porxes. Aquí se encuentran numerosos comercios de artesanía y productos típicos de la gastronomía local entre soportales medievales. Precisamente, las elaboraciones culinarias son otro de los reclamos de la ciudad y su comarca. Aquí pueden probarse buenos quesos, cecina, embutidos y pasteles de boniato, de carne y de requesón. Son afamadas sus trufas, que se recolectan entre noviembre y marzo y durante esta época tiene lugar uno de los mercados más importantes de este producto. No hay que irse sin probar las sopas —sopa de pan relleno de carne, sopa de buñuelos...— ni las carnes, que tienen mucho que decir en la mesa, especialmente las de caza.

Fuera del casco urbano se encuentra Morella la Vella. Sus abrigos rocosos conservan pinturas rupestres neolíticas de estilo levantino que sitúan los orígenes del territorio y en los alrededores se levanta el acueducto de Santa Lucía, una importante obra de ingeniería civil del siglo XIV. Toda la comarca de Els Ports está llena de pueblos con encanto, como Forcall o La Tinença de Benifassa. En la zona también es posible ver una auténtica reserva de fauna y flora de gran interés.

De visita

La Torre de San Miguel aloja el museo Tiempo de Dinosaurios, con restos paleontológicos hallados en la zona (964 173 032). También es posible visitar las pinturas rupestres de Morella la Vella (964 417 051). Respecto a las compras, en la calle principal, los Porxes, existe una abundante oferta comercial: productos autóctonos (cecina, queso, dulces, etcétera) y artesanía textil, sobre todo géneros de punto, además de mantas morellanas, antigüedades y fósiles.

¿Dónde comer?

El Mesón del Pastor (964 160 249), en la Cuesta Jovaní, 5 y 7. Restaurante Casa Roque (964 160 336). Restaurante Blanca (964 173298), ubicado en la que fue una antigua casa de curtidores, en el centro de la judería de Morella, en la calle Marquesa Fuente el Sol, 9.

¿Dónde dormir?

Hotel Rey Don Jaime (964 160911), un tres estrellas con todos los servicios ubicado en pleno centro del recinto amurallado. Hotel Mas de Ferré (964 173 138), una masía en contacto con la naturaleza y muy cerca de Morella. Central de Reservas de Casas Rurales (964173 117).

¿Cómo llegar?

Morella está a 106 kilómetros de Castellón. Se llega por la A-7, que enlaza con la N-232. Se puede obtener más información sobre Morella en el Ayuntamiento: 964 16 00 34 y en su web www.morella.net.

Galería de fotos

Mapa

Musical en A Coruña

Responde a las preguntas y podrás ser el afortunado que acuda acompañado a ver el musical 'Priscilla, Reina del Desierto' en el Palacio de la Ópera
¡No te lo pierdas!

Encuentra los eventos de