Fin de semana

Covarrubia

0 votos

A Coruña - A Coruña

La belleza natural y los tesoros artísticos se alían en este pueblo burgalés

Tere Gradín | Hoy es conjunto histórico artístico y aquí nació el conde García Fernández, hijo de Fernán González, fundador de Castilla e impulsor de un infantado a favor de su hija doña Urraca. La familia condal está indefectiblemente unida a esta tierra que un siglo más tarde cruzaría el Cid Campeador.

La actual villa nace al amparo del monasterio de San Cosme y San Damián, fundado en el siglo X, que posteriormente cederá protagonismo a la residencia fijada aquí por el conde García Fernández. Siguiendo el curso de la muralla y del río se llega precisamente a la famosa colegiata que lleva el nombre de ambos santos y que guarda multitud de sorpresas. El templo es del siglo XV y aquí reposan los sepulcros de Fernán González y de su esposa doña Sancha. Son sólo una pieza de arte más de las muchas que alberga la colegiata, como el magnífico retablo barroco, las pinturas realizadas por artistas castellanos como Alonso de Sedano y Pedro Berruguete o el Tríptico de los Reyes Magos, obra cumbre de la escultura española del siglo XV. Del XVI es el pórtico, la Capilla de los Mártires y el claustro.

Otro tesoro que alberga la iglesia es su preciado órgano del siglo XVII. En el museo de la iglesia se encuentra la obra de conocidos pintores y escultores del país, además de pinturas de la escuela flamenca de Van Eyck. Lo mejor es entrar al centro histórico por el arco sobre el que se encuentra el Archivo del Adelantamiento de Castilla, ordenado construir por Felipe II en 1575.

Muy cerca se encuentra la Oficina de Turismo, desde donde salen rutas guiadas por la villa, llena de casas porticadas que mantienen una armoniosa arquitectura medieval con entramado de madera y blasones en algunas edif icaciones. En el recorrido por la localidad la casa de doña Sancha es una de las paradas ineludibles. Se alza en la plaza del mismo nombre, frente a un crucero gótico.

También se ubica en este espacio la iglesia de Santo Tomás, del siglo XII, renovada en estilo gótico y con retablo del siglo XVII. Este es uno de los mejores puntos para apreciar los restos de la muralla medieval, entre los que sobresale el torreón de doña Urraca, de forma prismática y con paredes en talud, rematado en huecos con matacanes. La leyenda dice que entre estos imponentes muros murió la Infanta tras varios años de encierro.

Este patrimonio y el singular entramado arquitectónico de esta población burgalesa se ubica en un excepcional paisaje verde refrescado por las aguas del Arlanza. Naturaleza, arte y arquitectura avalan a Covarrubias como una de las villas que mejor ha sabido conservar todo su esplendor medieval. Y para vivirlo con intensidad en este pueblo se organizan desde hace años unas cenas de época que se han hecho famosas en todo el país.

Hasta octubre aún es posible disfrutar de estos ágapes del medievo protagonizados por actores profesionales que ponen el punto perfecto de animación. Los comensales, ataviados con atuendos del pasado, degustan también un menú de la época: sopa castellana, trucha asada, cordero asado, queso fresco con miel y nueces, vino y quemadillo (café con ron quemado).

Covarrubias mantiene asimismo una interesante actividad artesanal que se muestra en numerosas tiendas y talleres como la botería Moneo, en la calle Tenerías Bajas, o Artesanía Rochela, que en el barrio de San Roque trabaja la cerámica. Y en La Alacena se pueden encontrar todo tipo de delicias gastronómicas.

Galería de fotos

Mapa