Rutas y excursiones

Serra de Meira, el río de piedra

3 votos

Lugo - Lugo

En estas tierras lucenses nace el Miño enterrado bajo las rocas. La geografía que le ve fluir alberga hermosos parajes como la cascada de A Meixadoira y un importante legado monumental románico

Tere Gradín

En el noroeste de la provincia de Lugo, el concello de Meira lleva el nombre de la sierra donde nace el Miño, el río padre de Galicia. En estas montañosas latitudes ondulantes la Serra de Meira es divisoria de las aguas fluviales del Miño y del Eo y aquí se encuentra el lugar del naciente. En el Pedregal de Irimia comienza a fluir el más largo y caudaloso de los ríos gallegos, que recorre diagonalmente Galicia hasta acostar sus aguas en el Atlántico, observado por el monte de Santa Trega.

En realidad son varias las primeras fuentes del Miño, aguas que pasan por la laguna de Fonmiñá, en el municipio de A Pastoriza. El Pedregal es en realidad un río de piedras, organizadas de forma curiosa similar a un embudo. Su extensión es de unos 700 metros y al final de este curioso cono pétreo se aprecia un pequeño regato del que se oye su fluir cantarín si uno se sube a sus piedras y escucha con atención el murmullo del agua, que no se ve correr debido al taponamiento de las rocas. Dice una de las leyendas que una meiga llamada Irimia se negaba a pagar sus tributos, por lo que los monjes decidieron quedarse con sus tierras, ricas en fuentes, para alimentar su ganado. Pero la vieja meiga decidió entonces cortar el abastecimiento de agua de sus tierras haciendo crecer tanto las piedras que impidieran ver el agua hasta el límite de sus posesiones. Y en un gallego hechizado dijo a los monjes: “Nunca poderéis proba-las primeiras augas deste río porque é miño”. El encantamiento se mantiene, ya que las rocas esconden a la vista las aguas del gran río gallego.

El municipio de Meira ha sabido aprovechar los variados emplazamientos naturales que existen en la zona, como el manantial de El Pedregal de Irimia. Cerca se encuentra un área recreativa desde la que se puede contemplar la frondosidad del paisaje meirense. Durante todo el año se pueden realizar rutas a pie o en bicicleta por las sendas serranas. Destaca por su especial encanto la ruta Miño-Eo o el paseo por las orillas del Miño. En cada estación aflora un particular encanto y los bosques de robles, castaños y abedules son los más habituales en la zona. La flora autóctona —tojo, brezo, retama— salpica todos los caminos, y en la lista de fauna salvaje que se puede encontrar el caminante se encuentran las perdices, zorros, lobos, jabalíes o corzos. Las truchas y las anguilas son las reinas de los ríos y al Eo se suma el salmón, lo que hace de la comarca un lugar privilegiado para los aficionados a la pesca.

En un solo paseo se descubren los dos cauces más importantes de la provincia, uno que marcha cara al sur, hacia el gran Atlántico, y otro hacia el norte para encontrarse con Asturias y el Cantábrico. En esta ruta Miño-Eo se puede disfrutar tanto del valle como de la Serra de Meira. En la parte más oriental se encuentra la cascada de A Meixadoira y en el camino las piedras adquieren formas caprichosas, como la conocida como Pena Gaiada, una auténtica escultura al aire libre.

Ya en el concello, es visita obligada la bella iglesia de Santa María de Meira, uno de los monumentos más importantes del románico en Galicia. La actual Casa Consistorial se encuentra ubicada en un ala del que fue monasterio cisterciense, formando ángulo con la iglesia y enmarcando una hermosa plaza.

Cerca de Meira y de su sierra se encuentran otros lugares de parada como A Pontenova, por donde discurre la Serra de Pousadoiro, continuación septentrional de la serranía meirense, con la que presenta similitudes. Este concello alberga, además de la arquitectura civil con sus pazos señoriales e interesantes iglesias, ejemplos de la era industrial con los emblemáticos Hornos de Vilaodriz, singulares construcciones que surgieron al amparo de las explotaciones mineras como hornos de calcinación y que se han convertido en un ejemplo de arquitectura industrial de principios de siglo. En esta ruta también merece una visita el concello de Riotorto, de hermosos paisajes y construcciones como la iglesia de Santa Marta de Meilán con un retablo mayor salomónico, de finales del siglo XVIII, distribuido en dos cuerpos, o la de Santa Comba de Órrea, con retablo rococó en su interior y un capitel de tradición prerrománica. En el apartado artesanal hay que acercarse al lugar de Ferreiravella, donde un grupo de ferreiros elaboran aún los aperos agrícolas siguiendo la antigua tradición.

CÓMO LLEGAR

Meira se encuentra a 35 kilómetros de la capital provincial, desde la que se puede acceder por la N-640.

ATRACTIVOS

-La ruta Miño-Eo permite disfrutar del contraste entre el paisaje de la montaña y el del valle. En el trayecto aparecen lugares tan hermosos como la fraga das Murias o la cascada de A Meixadoira -Miradores como el de Regolongo, situado al lado del Pedregal de Irimia, en plena Serra de Meira a 800 metros de altitud, donde nace el río Miño. Desde el lugar se aprecian bonitas vistas panorámicas del paisaje meirense. Está bien equipada. -Rutas senderistas y etnográficas. -Gastronomía local de la que destaca la caza (perdiz, jabalí, corzo, liebre...); la pesca (trucha, anguila, salmón...) o los embutidos caseros, además del pan de Meira, horneado de forma tradicional.

INFORMACIÓN

-Concello de Meira: 982 330 102. - -Oficina de Turismo: 982 331 704.

Galería de fotos

Mapa

Musical en A Coruña

Responde a las preguntas y podrás ser el afortunado que acuda acompañado a ver el musical 'Priscilla, Reina del Desierto' en el Palacio de la Ópera
¡No te lo pierdas!

Encuentra los eventos de