Noticias | Agenda

Minutos de realidad

Cinco socios de Aspronaga reflejan su día a día en el centro de trabajo de Lamastelle a través del cortometraje de ficción ‘Calcetín(e)s’
11-05-2011 23:21
0 votos
El equipo del cortometraje, en la presentación de la cinta.  Víctor Echave

El equipo del cortometraje, en la presentación de la cinta. Víctor Echave

Hay piezas audiovisuales que consiguen unir de forma armónica realidad y ficción en su metraje, como es el caso del corto Calcetín(e)s, en el que se narra una historia de amor y recuerdos del pasado, protagonizada por cinco usuarios de Aspronaga. Lo más original de la propuesta es que los intérpretes decidieron ambientar el desarrollo del argumento del filme en los lugares y las situaciones que forman parte de su vida cotidiana.
El cortometraje, que fue estrenado ayer en la sede de la Fundación Caixa Galicia, y que forma parte del Proyecto Máscaras, es obra del director Iago González. Su rodaje se desarrolló en el centro de ocio de Aspronaga, y en el centro de trabajo de Lamastelle, en Oleiros.
“Llevaban trabajando varios meses en esto, proponiendo diferentes ideas para la película, que consiste en dos líneas argumentales—relata el director—; la primera es un conflicto con uno de los empleados del centro de trabajo en el que se desarrolla la acción, y la segunda, un accidente que provoca que uno de los protagonistas reviva un trauma del pasado y que encuentre al amor de su vida”.
No se trata de la primera experiencia de González con los socios de Aspronaga, aunque Calcetín(e)s representa la ocasión en la que más se han acercado las cámaras a su cotidianidad: “Fueron ellos los que más claro lo tuvieron, porque desde el principio le dieron prevalencia a expresar su realidad, su día a día en el centro de trabajo de Lamastelle. Su principal idea era transmitir lo que hacen allí, porque las anteriores cosas que hicieron las grabaron en el centro de ocio. En esta ocasión querían meter sus puestos de trabajo. Al tratarse de un cortometraje es algo un poco limitado, pero sí que hay un reflejo de lo que es aquello”.
El ambiente de trabajo en el que desarrolló la grabación de la película fue inmejorable, lo que provocó el asombro del equipo de rodaje, pero no sorprendió al director de Calcetín(e)s: “Preparamos a la gente para que fuera respetuosa, y pidieran perdón a la gente que estaba trabajando en Lamastelle, y hubo un ambiente muy bueno y respetuoso. Los del equipo esperaban que hubiera más follón durante la filmación, pero a mí no me sorprendió, porque aquello tenía que ser algo serio”.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sorteos

El viernes 24 de mayo, la gira OT 2018 llegará al Coliseum de A Coruña. Si tienes tu entrada, participa en el sorteo para conocer en persona a los concursantes del famoso programa de televisión.

Encuentra los eventos de