Noticias | Agenda

"Estábamos en la tuna y queríamos salirnos de 'Fonseca' y 'Clavelitos"

"Cuando empezamos a cantar canciones del folclore argentino, escuchábamos la letra pero no sabíamos qué decían", explica Juan Tinaquero, contrabajo de Versiones al paso, el viernes en Garufa
23-08-2015 22:39
4 votos
Desde la izda., Daniel Piñeiro, Juan Tinaquero, Luis Gómez, Javier Maceiras y Javier Vigo, de Versiones al paso. l. o.

Desde la izda., Daniel Piñeiro, Juan Tinaquero, Luis Gómez, Javier Maceiras y Javier Vigo, de Versiones al paso. l. o.

Juan Tinaquero es contrabajista de Versiones al paso, un grupo de música folclórica argentina establecido en A Coruña y conformado por cinco gallegos sin más lazos con el país sudamericano que la pasión por su tradición lírica. Actúan este viernes en Garufa, a las 22.30 horas.

-¿De qué instrumentos se compone el grupo?

-Tres guitarras, un contrabajo, y un bombo legüero, el bombo típico de Argentina.

-¿De qué tradición bebe la música folclórica argentina?

-El folclore argentino es del siglo XX, y el norte del país, de las provincias de Mendoza, Catamarca, Jujuy... No es música de Buenos Aires, que sería el tango. Aunque también hacemos un par de tangos, no es nuestra especialidad. No hacemos tampoco música andina. Nace en el campo, es una música de raíz y no está influenciada por otros géneros. El bombo legüero es típico de allí, y los ritmos y las letras son muy característicos y muy de esa zona. También el lenguaje que utilizan. Cuando empezamos a cantar estas canciones escuchábamos la letra pero no sabíamos qué decían. Igual hablaban del turubí, que no sabíamos que es un pez, y los trasnochados espineles son unas formas de pescar que han quedado anticuadas. Era muy gracioso, porque se las tocábamos a los argentinos y ellos nos preguntaban: '¿Pero ustedes saben lo que están cantando?'. Y nosotros les respondíamos: 'No tenemos ni idea'. Nos lo tenían que traducir.

-En España se conoce, básicamente, el tango.

-La gente piensa que el tango es de Argentina, pero realmente es algo típicamente porteño. En el resto del país y fuera de Buenos Aires, el tango es igual de conocido que aquí en Europa.

-¿Cómo se introdujeron en este tipo de música?

-Estábamos todos en la tuna de Veterinaria de Lugo o en la Arkitectuna de A Coruña, todos tenemos una edad parecida, entre los 42 y 45 años. Nos queríamos salir de Clavelitos y Fonseca y la mayoría de canciones que se estaban añadiendo al repertorio de la tuna venían de Sudamérica. Empezamos con canciones venezolanas, boleros? Y descubrimos el folclore argentino.

-¿Y tras la universidad?

-Llevamos años como quinteto. Nos hemos dedicado a tocar, a hacer alguna actuación en un restaurante, cuando alguien nos lo pedía por una ocasión especial, en Os Belés o en la tasca de O'Secreto.... Los argentinos que viven aquí nos llaman cuando tienen algún acto de su asociación. Nos ha venido a escuchar el cónsul a veces. Los argentinos se asombran, porque es algo muy curioso. Como si en el sur de Argentina hubiese cinco músicos que tocan la gaita, el bombo y el tamboril y se dedican a hacer muiñeiras y foliadas. Los conciertos abiertos al público los hemos empezado a hacer este año. Nos lo llevan pidiendo bastante tiempo.

-¿No resultaba difícil acceder a las canciones?

-Los Chalchaleros, que son el grupo más representativo de música folclórica en España, empezaron en los años 50 y estuvieron en activo hasta el año 2000. Eran bastante conocidos en España en los 70, por la generación de los padres de los miembros del grupo. Tuve ocasión de verlos en la gira de despedida, y, después de haberse disuelto, dos de sus miembros vinieron a tocar a A Coruña, y fuimos a verlos, estuvimos hablando con ellos? Nos pasábamos los discos que tenían nuestros padres de ellos, también de Atahualpa Yupanqui, de Mercedes Sosa, era la forma que teníamos de escuchar estas canciones. No había internet, no había YouTube?

-¿Y las partituras?

-Yo soy músico, me dedico a esto. Dos de los guitarristas también han estado unidos al mundo de la música y son buenos instrumentistas. Reproducir las canciones de oído tampoco nos resultaba muy difícil. Lo difícil era lo de la letra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook