Noticias | Agenda

Marcelo Castelo Experto en comunicación, presenta esta tarde su nuevo libro

"Somos máquinas de comunicar. Lo hacemos siempre, hasta cuando no decimos nada"

"Hay preguntas comprometidas que nos pueden incomodar. Lo que hay que hacer es prepararse para ellas" - "La evasiva es una técnica que no suma"
05-06-2018 23:53
2 votos
El escritor y experto en comunicación Marcelo Castelo, ayer. carlos pardellas

El escritor y experto en comunicación Marcelo Castelo, ayer. carlos pardellas

El camino para salir airoso de las preguntas comprometidas es el que recorre Marcelo Castelo en su nuevo libro, ¡Si lo sé, no lo digo! 12 antídotos para evitar respuestas suicidas a preguntas envenenadas. La obra, una guía para aprender a manejarse en conferencias, ruedas de prensa y entrevistas laborales, la presentará hoy en Afundación el escritor (20.00 horas), que ofrecerá también la charla Los muchos mitos y las pocas verdades de la comunicación no verbal.

- No meter la pata a la hora de contestar preguntas, ¿hay una fórmula para eso?

-Sí. La misma que para todas las cosas en la vida: trabajar y prepararse bien. Hay preguntas comprometidas que nos pueden incomodar. Lo que hay que hacer es prepararse para ellas.

-¿Qué función tiene el carisma en esas respuestas?

-Hay algo. No voy a decir que no haya personas que tengan un don en la comunicación. Pero todas las personas que he entrevistado, y que son magníficos comunicadores, tienen un denominador común: les gusta tanto la comunicación que se han formado mucho en ella. Y todos son conscientes de que parte de su carisma tiene que ver con cómo eres percibido por los demás. En 170 milisegundos, decidimos si una persona nos parece confiable y competente. Las personas carismáticas, de alguna forma, van vestidas en su comunicación para transmitir eso.

- ¿Y cómo ve en ese sentido a los políticos actuales?

-Se ve muy bien cuando el político está formado y cuando está incómodo. En la foto del traspase de poderes entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, por ejemplo, solo él tenía las manos detrás. Era el que intentaba sonreír más y era el que menos cómodo estaba allí. Todos los demás lo hacían muy bien, pero Rajoy no hizo bien el posado.

-Usted dice que no se le da bien la comunicación no verbal.

-Es una persona con una comunicación no verbal muy singular, aunque ha mejorado mucho. Hay una cosa que tiene Moncloa, y es que la gente entra de una manera en comunicación y sale de otra. Pero la suya es bastante descarrilada. Sobre todo, es una persona que no gestiona bien la improvisación. Pero cuando lleva todo preparado es tremendamente incisivo.

-Decía usted que hablar mucho puede traer problemas, ¿la primera norma es ser escueto?

-No es tanto ser escueto, sino no opinar de todo. Hay que saber parar a tiempo. A los políticos, les preguntas y tienen opinión. Parece que alguien les ha convencido de que tienen que opinar sobre todo.

-Pero en evasión de preguntas tienen rodaje.

-Las evasivas son una técnica, pero he detectado que, aunque las utilizan, no les gustan. La evasiva no suma, y es sinónimo de algo: No has preparado bien el tema. Porque si lo has preparado bien y te están preguntando por algo que no viene a cuento, la respuesta es que no te compete. Y si viene a cuento, debes responder.

-Una conferencia, una rueda de prensa y una entrevista de trabajo son los escenarios principales de libro. ¿Se debe cambiar la estrategia en cada uno de ellos?

-No todo es válido para todos los sitios. Por ejemplo, hay un escenario que denomino "crear alianzas". Lo primero que debes hacer cuando vas a ir a un entorno en el que vas a ser preguntado, es intentar crear aliados. Yo siempre tengo unas palabras con todo el mundo que viene a escucharme. Cuando creas esas alianzas, es más difícil que alguien quiera atacarte. Pero no lo puedes hacer en el juzgado.

-Y si la pregunta llega? ¿La comunicación no verbal influye?

-Siempre. Hay mucho sesgo cognitivo. A partir de la primera impresión, se genera una proyección. Si yo he llegado a la conclusión de que esa persona me cae bien, todo lo que haga va a reforzar ese sesgo. Pero, sino, voy a evitar todas las cosas que digan que me estoy equivocando. Por eso hay que saber qué quieres que transmita tu comunicación no verbal.

-¿Eso se aprende?

-Sí. Somos máquinas de comunicar. Nos estamos comunicando siempre, hasta cuando no decimos nada. Todos somos unos extraordinarios comunicadores en potencia. Ahora bien, esa potencia la puedo desarrollar o la puedo decir aletargada. Y eso es una decisión personal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores 

Encuentra los eventos de