Noticias | Agenda

Ricky Ross Vocalista de Deacon Blue, en concierto esta noche en Pelícano

"Somos menos impulsivos y más sabios pero todavía susceptibles al estado del mundo"

"Believers' es un álbum que reflexiona sobre aquellas personas que intentan darse la oportunidad de una nueva vida" - "El 'Brexit' es una tragedia. Se mintió a la gente"
01-03-2019 23:52
0 votos

"Somos menos impulsivos y más sabios pero todavía susceptibles al estado del mundo"

Arrasaron en los 80 con Raintown y para su siguiente álbum, When the world knows your name, ya le hacían justicia al título de ese segundo trabajo. Deacon Blue, el grupo nacido en las calles de Glasgow bajo el liderazgo de Ricky Ross y Lorraine McIntosh, se convirtió durante años en un habitual de la lista de éxitos de Reino Unido, donde se podían ver rotuladas canciones de su autoría como Wages Day y Real Gone Kid. Believers, su último álbum, celebra en el tour 30 years and counting su larga trayectoria por los escenarios, que compartirán en Pelícano con un repaso por "temas de todas las épocas" esta tarde a partir de las 22.30 horas.

- Llegados a este punto en su carrera, ¿el pasado se ha convertido en un respaldo o en un lastre que obliga a mirar hacia atrás?

-Siento que la música que hicimos en los inicios fue la música que nos presentó a la audiencia que tenemos ahora. Así que, para honrar ese vínculo, celebramos cada una de esas primeras canciones e intentamos tocarlas lo mejor que podemos y con el mismo espíritu. Además, siempre es bueno recordar que hiciste algunos discos que la gente ha amado.

-Sobre todo, los de la década de los 80 y los 90. Luego se separaron?

-Necesitaba un cambio en aquel momento. Para mí- y sospecho que para todos nosotros- fue un descanso bienvenido. Necesitábamos hacer algunas cosas por nuestra cuenta.

-Desde que reemprendieron el camino, la palabra hogar ha estado muy presente en su música, con discos como Walking back home , A new home , Homesick ? ¿El hogar se va volviendo más importante con la edad?

-Es una idea que nunca se va. En una canción muy reciente, Gone, cantamos: "Todos somos viajeros tratando de llegar a casa". La frase la tomé prestada del difunto escritor Adrian Anthony Gill, pero es un rasgo humano común que atraviesa continentes. Y una lucha que continúa para muchas personas.

-Decía hace un tiempo que Homesick era el disco que Deacon Blue nunca debería haber hecho...

-Porque realmente nadie quería hacerlo. No estábamos en el lugar correcto, y no todos creíamos en él.

-Con el último que han sacado, Believers , han alcanzado un éxito que no tenían desde hace 20 años. ¿Lo han sentido como la vuelta definitiva al ruedo?

-Sí. Es el que nos ha ayudado a demostrarle a la gente que estamos en un momento creativo de nuestra vida. Ha sido genial hacerlo.

-En el trabajo recuperan esa reivindicación que habían dejado más apartada en álbumes anteriores. Parece que reactivan su compromiso político.

-No es político como tal, pero? Es un álbum que reflexiona sobre aquellas personas que intentan darse a sí mismas la oportunidad de una nueva vida. Personas que huyen de la guerra, del hambre o de los abusos de los derechos humanos al esforzarse por volver a empezar. Temas como The believers y Birds son fieles a eso.

-En su primer disco, Raintown , afrontaban esas reflexiones con más rabia, pero en Believers el sentimiento es más calmado. ¿Es una consecuencia de la madurez?

-Eso espero? Afortunadamente, hoy somos menos impulsivos y un poco más sabios, pero todavía susceptibles al estado del mundo.

-¿Un mundo con mejor futuro que presente?

-Para creer en el futuro, debemos apartarnos de la política y mirar dónde está sucediendo el cambio real. Es un mal momento para todos, pero hay muchas historias geniales por ahí y necesitamos encontrarlas y contárselas a las personas.

-¿No es complicado mantener hoy esa esperanza, con todo lo que está pasando?

-Sí, mucho. Pero recientemente estuve presidiendo un evento en la universidad de mi antigua ciudad natal, Dundee. El sábado por la noche, más de 500 personas se reunieron para escuchar un debate de mi amigo- el exsecretario de Estado para el Desarrollo Internacional por Reino Unido, Douglas Alexander- sobre cómo vencer la pobreza mundial. Eso fue muy esperanzador para mí.

-También con esperanza retratan algunos de los dramas actuales, como la crisis de los refugiados que abordan en The believers . ¿Por qué enfocar la tragedia desde esa perspectiva?

-Porque es una tragedia, pero también un triunfo para aquellos que tienen éxito. Muestra tanta fe en la humanidad hacer ese viaje? Y hay personas muy notables en el sur de Europa que han cambiado sus vidas para ayudar a los refugiados.

-Me habla de Europa, una idea que parece tambalearse desde la votación del Brexit ... ¿Cómo ve la marcha de Reino Unido de la Unión Europea, ahora que está tan cerca la salida?

-Es una tragedia. Nada más y nada menos. Se mintió a la gente y en el desarrollo de la campaña para marcharse hubo corrupción de voto y se engañó a las personas ingenuas.

-Sin embargo, la mayoría de los escoceses votaron a favor de quedarse. El mensaje para salir de la Unión Europea no funcionó tan bien en su tierra natal.

-En Escocia votamos para quedarnos... Pero somos superados en número, y Reino Unido está teniendo el peor liderazgo político desde hace mucho tiempo. Tampoco hay una oposición adecuada por parte del Partido Laborista. Tristemente, no hay nada bueno que decir al respecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook