Noticias | Agenda

Nikki Hill

"No quería poner mi música en manos de un hombre que me dijera qué hacer"

"Sabía que podía cantar, pero nunca había tenido la idea de que a alguien le fuese a importar escucharme" || "Este disco ha sido una auténtica liberación emocional"
23-03-2019 23:06
0 votos

Un disco catártico, pensado para "dejar ir muchas cosas" y hundido de lleno en las raíces del rock and roll. Eso es lo que condensa Nikki Hill en Feline roots, su último trabajo, con el que culminará esta tarde en el Garufa Club (20.00 h.) una gira española de la mano de Son Estrella Galicia.

La escuchamos mucho más rockera en este trabajo.

Para mí, este disco ha sido una auténtica liberación emocional, por eso creo que puede sonar más fuerte o enfadado. Cuando estaba escribiendo las canciones, siempre lo hacía desde cómo me sentía, y creo que por eso las grabaciones transmiten más rabia y dolor. Pero, al mismo tiempo, están llenas de esas raíces musicales en las que me basé para hacerlas.

Se reconocen referentes como AC/DC, Johnny Thunders?

Su música me inspira mucho, me permite coger ideas y hacerlas mías. Presto mucha atención al ritmo, es lo que me atrae. Eso lo encuentro en el rock, el punk? Y, sobre todo, en el soul de los 60, que tenía esas melodías únicas.

Precisamente creció en el soul, cantando en el coro de su iglesia, ¿cómo llegó el rock?

Creo que igual que a cualquier otro niño: por la radio y los compañeros de escuela. En aquella época, había muchas bandas de soul que no eran big bands, así que lo que veíamos eran grupos de rock que habían sido inspirados por el blues. A mí lo que me atraía era su energía, y eso me condujo a tratar de averiguar por qué esos artistas tocaban del modo en el que lo hacían. Las influencias que tenían muchas veces me llevaban de vuelta al soul, y empecé a meterme en las raíces del rock and roll.

Por aquel entonces ser artistas no era su meta, pero acabó encima de un escenario.

Recuerdo que, cuando era muy joven, iba a clubs siempre que podía. Veía muchos conciertos, empecé a visitar a otros músicos, y me convertí en parte de esa comunidad sin participar. Como había actuado en coros y en la escuela, sabía que podía cantar, pero nunca había tenido la idea de que a alguien le fuese a importar escucharme. Pero la gente empezó a decirme que debía dar un paso al frente e intentarlo, y funcionó.

Ahora va por el tercer álbum, y apuesta de nuevo por la producción independiente después de dar carpetazo a las discográficas. ¿No le convence la maquinaria de la industria?

Cuando te acercas a una discográfica, lo que quieren es que te concentres en un estilo, y es algo para lo que, por el momento, no estoy preparada. Además, no quería poner mi música en manos de otra persona, especialmente un hombre que me dijera qué debía hacer. Y estoy disfrutando del proceso. Es muy difícil, gasto todo mi dinero, no hay separación entre yo y la opinión de las discográficas o los periodistas, y puede ser complicado. Pero creo que es algo que una artista debe aprender. Luego, más tarde, una puede acercarse a un sello, pero cuando ya sepa exactamente qué es lo que quiere.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook