Noticias | Agenda

Arte que derriba barreras

Música, cine social y acciones callejeras protagonizan la nueva edición del festival DiversidArte, que une bajo el paraguas creativo a colectivos con y sin diversidad
06-09-2019 19:41
0 votos
Representación del Grupo de Expresión Corporal DiversidArte, el pasado junio en la Casa Casares Quiroga. La Opinión

Representación del Grupo de Expresión Corporal DiversidArte, el pasado junio en la Casa Casares Quiroga. La Opinión

Alcanzar todas las diversidades, diluir las fronteras que levantan ante ellas los que no las sufren, y estrechar lazos con un camino, el de la expresión artística, pensado en clave global. DiversidArte, el festival de arte inclusivo de la Asociación Poten100mos, tiene ya clavadas varias banderas en las metas que se propuso hace cuatro años, cuando comenzaba su andadura con la ilusión de que la creatividad fuera cosa de todos, al margen de sus circunstancias.

El próximo 16 de septiembre, la entidad afrontará una nueva edición, que tendrá en la empatía y la inclusión sus palabras clave. El audiovisual, parte más tímida del ciclo en pases anteriores, ganará también protagonismo en la programación de este 2019, salpicada de inicio a fin por las proyecciones de las obras de DiversimaCine. "Es el primer concurso de cine dirigido a la diversidad de forma abierta. Hemos ampliado las categorías, y la participación empieza a ser internacional, por eso el audiovisual ha cogido más peso", explica la directora de proyectos de la asociación, Cristina de la Puente.

En su última convocatoria, el certamen ha recibido más de 1.100 cortometrajes, procedentes de 89 países distintos. Hasta el cierre del festival, fijado para el 5 de octubre, la plataforma ofrecerá una muestra de casi medio centenar de títulos, que se proyectarán en horario de tarde en Afundación, la Normal y el Centro Galego de Artes da Imaxe.

La perspectiva de género, la migración, los refugiados, la exclusión social y la diversidad sexual y funcional serán las temáticas que se aborden en ellos, y las categorías en las que las obras se batan. Una gran gala, que incluirá talleres y trofeos, premiará en la Fundación Luis Seoane las mejores piezas, que invitarán, bajo distintas banderas, a "ponerse en la piel" de los colectivos más vulnerables. "Es un paso hacia el entendimiento de ambas partes, y hacia la normalización de que el arte es universal. La barrera psicológica es la que más cuesta tumbar en la sociedad, pero DiversidArte lo está consiguiendo", apunta De la Puente.

De su afirmación encuentra pruebas en detalles a veces pequeños, pero que tienen su reflejo en el festival. "Nos damos cuenta, por ejemplo, de que los artistas locales se implican cada vez más en este movimiento de arte inclusivo", indica la coordinadora, que cita a creadores como Eduardo Albo, Evelyne Amies de Vos y Vicky Casas Lage. Se trata de algunos de los autores que, en esta edición, se sumarán a Poten100mos en su iniciativa, en la que darán vida a una de sus principales novedades. Por primera vez, el festejo incluirá una acción callejera, en la que los artistas pintarán como invidentes gracias a unas gafas especiales.

La actividad tendrá lugar a las 11.00 horas del sábado 21, en María Pita. En la plaza transcurrirá la jornada más potente, que contará con un taller de Milicia Gráfica y con los conciertos de Montxo Nucleus 6 y Xerock Percusión. Al cóctel de música y acrílicos se sumará cerca del mediodía el teatro, a través de una performance del Grupo de Expresión Corporal DiversidArte. A las 12.30 horas, la formación representará Taigeto, sueños y normalidad, una obra estrenada en el marco de la muestra homónima de la Casares Quiroga, que trasladará durante el ciclo sus fotografías al Marineda City a "tamaño gigante".

Una fiesta para todos

En su preparación, el festival ha tenido como punto prioritario la accesibilidad, y ha habilitado diversos dispositivos para el disfrute de todos los colectivos. En la muestra habrá códigos QR para las personas ciegas, y las proyecciones que se realicen estarán subtituladas. Además, se prestará una atención especial a los asistentes con discapacidad auditiva, un segmento que se encuentra "bastante desplazado". Junto a los intérpretes en lengua de signos, el ciclo dispondrá en sus actos musicales de un bucle magnético, un sistema pensado para acercar los ritmos del sonido a las personas sordas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook