Noticias | Agenda

Diego Torres - Cantante, en concierto el 16 de noviembre en Palexco

"A los que manejan el poder les funciona mejor tenernos divididos"

"Moriré soñando con un mundo diferente" || "La autenticidad en la vida es mi bandera"
09-11-2019 17:33
0 votos
El músico Diego Torres, en una imagen promocional. La Opinión

El músico Diego Torres, en una imagen promocional. La Opinión

Han pasado casi 20 años, pero son pocos los que no recuerdan su Color esperanza. Diego Torres (Buenos Aires, 1971) tampoco puede olvidarlo, porque el tema, asegura, dice mucho de él. "Yo soy un tipo que ante la adversidad trata de salir adelante", afirma el músico, que no perdona el single en los repertorios de sus conciertos. Este sábado 16, en Palexco (21.00 horas), el argentino volverá a entonar aquel himno con el que conquistó España, junto a aperitivos del disco que prepara entre fogones como Un poquito y Esa mujer.

Las primeras pistas de su disco son toda una fusión de estilos. ¿Se ha instalado en ese hueco entre lo clásico y la modernidad?

Sí. Con el paso del tiempo, uno va buscando sonidos nuevos. En el álbum creo que iré por el camino de la fusión o de la confusión, todavía lo estoy hablando con el psicólogo (risas). Tengo un horizonte amplio a la hora de hacer música, y eso me ha permitido juntarme con artistas tan variados como Carlos Vives, en Un poquito.

¿Los veteranos de la música latinoamericana tenían que reunirse?

¡Siempre nos juntamos! Yo hago duetos desde mis inicios, y me encanta. Esta es una canción muy fresca, con acordeón, base electrónica, guitarras acústicas...

Y un mensaje sorprendente, que "ya no está de moda enamorarse". Que lo diga usted, que siempre le ha cantado al amor...

¡Por eso hay que ponerlo de moda otra vez! Aunque dure una noche o un verano, pero que se viva. En un momento en el que se está buscando la igualdad, hay muchas canciones que no dejan bien parada a la mujer. Por eso me parece que es un momento lindo para poner de moda enamorarse.

¿De qué necesitaría Diego Torres un poquito más en su vida?

De mi familia, principalmente, y de la salud, porque es el eje fundamental. Sin salud no podemos afrontar todo lo lindo de la vida, ni aguantar los malos momentos. En este mundo capitalista parece que tenemos que tener de todo, pero yo creo que con un poquito uno ya está bien. Con una guitarra cantando, o abrazando a tu hija...

¿Nos damos cuenta?

No. Es como decía una tía abuela mía: "A veces uno está en su mejor momento y no se da cuenta". A veces tiene que venir un hachazo en la vida para darte cuenta de que estabas en un momento feliz.

¿Le ha pasado?

Sí. Yo he vivido mucho entre momentos plenos y momentos angustiosos y duros. He tenido etapas de éxito, llenando estadios, pero con mi madre internada hasta que murió. Bajar de un escenario lleno con la gente brindándote su cariño a una terapia intensiva a las dos de la mañana... Son situaciones de mucho contraste, y eso me ha moldeado como persona.

¿Por eso le canta siempre al resistir?

Sí, porque esa es mi filosofía. Para atrás solo para tomar impulso. En realidad, yo siempre le canté a la vida. Mis canciones no hablan de instalarse en la felicidad por la felicidad, sino de alguien que está empantanado y que necesita abrirse camino.

Cantaba hace poco en el Venezuela Aid Live, ¿cómo vive la situación de Latinoamérica?

La situación política y social de la Latinoamérica no es fácil. Los pueblos están reclamando posibilidades que sus gobiernos no les dan, ni los de un lado ni los del otro. Tendríamos que trazar un plan sobre el tipo de país que queremos, gobierne quien gobierne. Pero eso es muy difícil en Latinoamérica. A los que manejan el poder les funciona mejor tenernos divididos y separados. Yo canté ahí por una cuestión humanitaria.

¿Sigue soñando con Un mundo diferente?

Sí, moriré soñando con un mundo diferente. Seguiré peleando por él desde la música, que me permite tener una conexión con la gente que para mí es sagrada.

Aquel fue el disco de su Color esperanza...

Esa canción pegó muy fuerte y la gente se aferró a ello. Mucha estaba en situaciones complicadas, y necesitaba ver algo al final del camino.

Hace poco el tema le enfrentó a Coti Sorokin por su autoría. ¿Le dolió la polémica?

En realidad, por mi lado nunca hubo una polémica. Al contrario, yo siempre he estado agradecido del aporte de Coti y de Cachorro, junto a todos los colegas con los cuales me he sentado a trabajar. Lo que pasa es que claro, la canción en mi nombre ha tenido una cosa tan especial que a veces se olvidan de que hay gente que también trabajó en ella y que es fundamental.

En España sonó en todas las radios, ¿se ha desdibujado desde entonces en el país?

Yo creo que no. Penélope fue un éxito muy grande allí, y ahora Un poquito ha sonado muy fuerte. La última noche, por ejemplo, también llegó al número uno en las radios del país...

España le sonará a casa. Su madre, Lolita Torres, era una gran aficionada al repertorio de aquí.

Sí. Mi madre ha cantado mucha música española, y así ha tenido relación con grandes colegas de la música en España. Y a mí me ha pasado lo mismo. Por eso mi amistad con los Ketama, que es una corriente nueva del flamenco fusión, y por eso también he grabado algunas canciones que tienen que ver con ese repertorio.

Decía su madre que solo lo auténtico perdura, ¿lo hará usted?

Claro que sí. Esa es la filosofía. Estar cerca de lo verdadero, que es lo que uno manda de una manera honesta y directa, porque es lo que siente. Para mí la autenticidad en la vida es clave, es mi bandera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook