Noticias | Agenda

Sabino Cuadra

"El franquismo sociológico no ha tenido problema en seguir desarrollándose"

"Los Sanfermines del 78 entraban dentro de una operación represiva del régimen" || "Hablar de que en Cataluña hay un conflicto político es un buen punto de partida"
14-01-2020 19:32
2 votos
El exdiputado por Amaiur en el Congreso, Sabino Cuadra. Josu Santesteban

El exdiputado por Amaiur en el Congreso, Sabino Cuadra. Josu Santesteban

Sabino Cuadra fue uno de los testigos de los Sanfermines del 78, en los que presenció la confrontación de la Policía con unos jóvenes que bajaron al ruedo para pedir la amnistía. Los sucesos se saldaron con dos muertos [Germán Rodríguez y Joseba Barandiaran] y once heridos de bala, por los que se sentará a declarar este marzo el ministro de Interior de la época, Rodolfo Martín Villa. Contra el político, acusado de crímenes contra la humanidad, se ha querellado también la iniciativa Sanfermines-78: gogoan de la que Cuadra forma parte. El exdiputado por Amaiur en el Congreso trata de esclarecer lo sucedido en ¡No os importe matar! Sanfermines 1978: crimen de Estado, el libro que presentará este sábado (18.00 horas) en la Asociación Alexandre Bóveda.

¿Qué representan para usted los Sanfermines del 78?

Representan mucho. Yo era compañero de partido de Germán Rodríguez, y el día 8 era la primera vez en mi vida que iba a una corrida de toros. Encontrarme de repente con aquello es algo que se me quedó metido en el ADN para siempre. El humo, el ruido, el gas, los heridos... Esa impresión fue fortísima.

Las instituciones hablaron de un cúmulo de errores.

Sí, claro. Un cúmulo de errores donde se mató a dos personas y hubo once heridos de bala. La comisión investigadora de Pamplona que se creó, afirmó que los hechos fueron premeditados. Los Sanfermines entraban dentro de una operación represiva del régimen para provocar miedo en la población.

En 2018, PSOE, PP y Ciudadanos rechazaron desclasificar la documentación sobre el suceso. ¿Ha encontrado trabas para hacer su libro?

Hemos tenido bastantes pegas administrativas. Por ejemplo, el informe de Martín Villa, un documento de altos cargos sobre los sucesos, ha estado escondido en los cuartos más oscuros del Ministerio de Interior, pero al final lo localizamos en el Congreso.

¿Hace falta una reforma de la Ley de Secretos Oficiales?

Está pendiente. Pero lo fundamental sería una modificación de la Ley de Amnistía y del Código Penal, a fin de que los crímenes contra la humanidad no puedan quedar amparados.

Los fondos de su libro irán destinados a sufragar la querella contra Martín Villa justo por esos crímenes. ¿Hasta dónde cifra su responsabilidad?

Martín Villa era el ministro de Interior. La jueza le va a tomar declaración en relación a estos crímenes, que no son solo los Sanfermines del 78. La represión de los años del 75 al 78 fue grande. La versión que se ha difundido es la de que unos señores sacaron adelante la democracia, pero la reforma tuvo unos componentes de fraude importantes.

De la Transición derivó una Constitución que usted rompió en el Congreso...

(Risas) Yo arranqué solo las hojas que hacían referencia a la unidad española, la soberanía única y al ejército como garante. Pero el griterío que ocasionó no ha tenido nada que ver con lo que hemos visto hace unos días. El franquismo sociológico no ha tenido mayor problema para seguir desarrollándose, y el PSOE ha hecho un seguidismo terrible con el tema catalán de lo que iba marcando la derecha.

¿Ese independentismo ha eclipsado el de Euskal Herria?

Yo estoy encantado, porque estamos hablando de que un pueblo pueda decidir su futuro. Cataluña ha visto que en el marco del Estado español la democracia, en relación con los pueblos, no tiene cabida.

El nuevo gobierno ha salido investido gracias al apoyo independentista, ¿en qué se traducirá?

Se dice que hay que darles 100 días de margen, y es pronto para hablar. Pero las puertas se han medio abierto, y posibilitan que se den pasos. Mis dudas al respecto son muy altas, por mi desconfianza con el PSOE. Pero si se habla de que en Cataluña lo que hay es un conflicto político que necesita soluciones políticas, es un buen punto de partida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook