Natillas ligeras

1 voto
Natillas ligeras

Un postre que encanta a los pequeños y que no tiene porque ser pesado

Ingredientes:

  • 1,5 litros de leche desnatada
  • 5 yemas de huevo
  • 2 ramas de canela
  • 1 cucharada de harina de maíz
  • la cáscara de 1 limón
  • edulcorante

 

En un cazo se pone al fuego la leche, el edulcorante —al gusto—, la cáscara de limón y las ramas de canela.
 
Mientras, en un bol se baten las yemas y se les incorpora la harina diluida en un poco de leche fría. Cuando la leche rompa a hervir, se añade la mezcla de yemas y se deja cocer a fuego lento durante cinco minutos, removiendo con una
cuchara de madera para que no se pegue.
 
Transcurrido este tiempo, se sacan las ramas de canela y la cáscara de limón. Las natillas se vierten en platos individuales, se dejan enfriar y se decoran con canela en polvo.
 
El consejo
 
La leche desnatada tiene la misma cantidad de calcio, proteínas e hidratos de carbono que la leche entera; tiene menor cantidad de grasas y aporta menos calorías. 
 
En estos momentos, los organismos responsables de la salud recomiendan el consumo de leche y productos lácteos bajos en grasa, concretamente para la población adulta y anciana.

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores 

Libro de recetas

Busca tus recetas escribiendo aquí el nombre del plato o alguno de sus ingredientes...

Un menú que te ayudará a recuperarte cuando estás enfermo.

Tres recetas mágicas para recuperarte cuando estás enfermo

Con la llegada del invierno regresan un año más los temidos y odiados resfriados y gripes

Las palomitas pueden ayudarte a perder peso.

Los alimentos más sorprendentes que te ayudarán a perder peso

Cinco ideas para mantener los kilos a raya sin renunciar a todos los sabores mientras haces dieta

Alimentos que pueden comerse caducados.

Diez alimentos que puedes comer aunque hayan caducado

Hay que distinguir entre los que tienen fecha de caducidad y los que tienen de consumo preferente