Fin de semana

Casares, el baluarte andalusí

0 votos

Casares - Málaga

En la Red Andaluza de Espacios Protegidos, la fortaleza, la antigua iglesia de la Encarnación o la casa natal de Blas Infante son algunos de los atractivos de Casares, un pueblo blanco malagueño, conjunto histórico artístico por la belleza de sus ca

Blanca entre las villas blancas, Casares está situada al suroeste de la provincia de Málaga, en la serranía de Ronda, sobre las laderas de Sierra Crestonilla, privilegiada por la biodiversidad y la variedad de paisajes, donde confluyen hasta tres ambientes diferentes, que forman parte de la Red Andaluza de Espacios Naturales Protegidos. En este pueblo que parece colgarse sobre la roca vio la luz Blas Infante en julio de 1885. La casa natal del que fue político, pensador, ideólogo y escritor andaluz es hoy un museo que se suma a los muchos atractivos de esta bella localidad de trazado morisco coronada en la cima por un castillo secular.

Los orígenes de Casares se remontan a la Prehistoria, como constatan los hallazgos en los abrigos y las cuevas de Ferrete, Crestellina  o Utrera. Su ubicación, en un lugar estratégico desde el punto de vista defensivo, permitió que a lo largo de la historia diferentes poblaciones se asentasen en este territorio, como fenicios, iberos, romanos y árabes.

Durante la Edad Media Casares fue uno de los enclaves más importantes de la zona, llave estratégica de la serranía de Ronda y, por su cercanía al estrecho de Gibraltar, paso obligado de los árabes, lo que hizo de la población un baluarte de la cultura andalusí y uno de los últimos reductos musulmanes en caer ante los cristianos, además de jugar un importante papel en la expansión de los almorávides. La huella musulmana se conserva en el entramado del pueblo, con calles de sabor árabe como el callejón del Rey, la calle Villa y los callejones de la calle Arrabal, así como en la toponimia Benamorabe, la Alquería, el Cerro del Moro o Almachar.

Situado sobre un abrupto macizo de roca caliza, y en lo más alto del pueblo, se alza el castillo desde cuya ubicación se dominan los valles, colinas y llanuras costeras que se extienden desde la serranía de Ronda hasta la Bahía  de Algeciras. El recinto amurallado tiene forma de polígono irregular con diversos entrantes y salientes provocados por los condicionantes topográficos, ya que el muro, especialmente en sus partes sur, oeste y norte, sigue el borde de un profundo barranco conocido como “la planá”. En el recinto de la fortaleza se encuentra, junto al cementerio, la antigua iglesia de la Encarnación, construida en el siglo XVI sobre una mezquita musulmana. El templo actual de la Encarnación es de origen conventual franciscano, tiene planta de cruz latina y consta de una sola nave cubierta con bóveda y cúpula sobre el crucero. La ermita de San Sebastián, situada en la plaza de España, y la ermita de la Virgen del Rosario, junto al cruce de los ríos Genal y Guadiaro, completan el legado artístico-religioso de Casares. De interés arquitectónico y decorativo es también la Fuente de Carlos III, situada en la plaza de España y construida a finales del siglo XVIII, y en la línea de la costa se ubica la Torre de la Sal, levantada en el siglo XVI para defender el litoral de eventuales invasores.

Casares cuenta además con dos museos de reseñables fondos. El Museo de Etnohistoria, situado junto a la fortaleza musulmana, recoge una muestra de artesanía, fotografías y bibliografía histórica del municipio, así como objetos de la vida cotidiana casareña, que hacen comprender mejor la historia del municipio. El Museo Casa Natal de Blas Infante se encuentra en la calle Carrera, 51. En su interior, además de hacer un recorrido por la vida y obra del insigne personaje, se realizan exposiciones temporales de diversos artistas tanto locales como comarcales en una sala habilitada para ello. El horario de visitas es el mismo que el del Museo de Etnohistoria, de 11.00 a 14.30 y de 16.00 a 18.30 horas. Los sábados abre de 11 a 16.00 horas.

Además del tipismo y belleza de las calles empinadas del casco histórico, a diez kilómetros se encuentran las ruinas de Lacipo, antiguo poblado ibérico-fenicio (siglos VIV a.C.) situado en el cerro de Alechipe, del que Roma se adueñó y transformó en una ciudad amurallada. El conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1992 por la Junta de Andalucía.

En la parte meridional del término, limitando ya casi con la población de Manilva, se encuentran los Baños de Hedionda; baños sulfuroferruginosos de origen romano y remodelación árabe de la época califal. Otros puntos de interés en Casares son sus playas, las hondas gargantas que se abren hacia Sierra Bermeja y las altas calizas en Crestellina, a la puerta del valle del Genal, donde habita un majestuoso vecindario compuesto por una colonia de buitres leonados que no es difícil ver en pleno vuelo.

¿Cómo llegar?

Por la autopista AP-7 (N340), a la altura de Manilva, se toma la carretera A-377 y, tras recorrer unos diez kilómetros por esta vía, aparece el desvío hacia Casares. Más información: Ayuntamiento 952 894 150 y ‘www.casares.es’

¿Dónde comer?

La Bodeguita de Enmedio (952 894 036), en la plaza de España. La Terraza (952 895 156), en el Puerto de la Cruz.

¿Dónde dormir?

Hostal Plaza (952 894 030). Hotel Rural de Casares (952 895 211), ubicado en el conjunto histórico.

Galería de fotos

Mapa