Rutas y excursiones

Redondela, en el corazón de la ría de Vigo

0 votos

Redondela - Pontevedra

La ‘villa de los viaductos’ ofrece al visitante tranquilas playas, hermosos paisajes, una exquisita gastronomía y un calendario festivo de excepción.

Más información en http://www.redondel


 

En el interior de la ría de Vigo emerge Redondela, donde el visitante podrá disfrutar de tranquilas playas, hermosos paisajes, una exquisita gastronomía y un núcleo urbano cargado de historia. La localidad es conocida como la ‘villa de los viaductos’, ya que son estas construcciones (el Pedro Floriani y el viaducto de Pontevedra, ambos catalogados como Bienes de Interés Cultural) las que marcan la fisonomía del municipio.


Monumentos arquitectónicos de interés son también el convento Vilavella, de la orden de San Lorenzo Justianeo y fundado en 1551; o la iglesia de Santiago Apóstol. Datada inicialmente en el siglo XII, la edificación actual, en la que se distinguen cinco capillas en su interior, es del XV.

 

En plena Naturaleza.

Gracias a su entorno natural privilegiado, Redondela es el lugar ideal para disfrutar tanto de los placeres del mar como de la montaña. La localidad cuenta con dos arenales destacados: la playa de Cesantes y Arealonga. La primera, de más de 2.400 metros, está dotada de servicios orientados al turismo, acceso a minusválidos, agua corriente y duchas. Por su parte, Arealonga, en la parroquia de Chapela, cuenta con un paseo marítimo que discurre hasta el muelle de Cardona, pantalán de recreo y parque infantil.


Si lo que se prefiere es adentrarse en los senderos más bellos del municipio, existen dos recorridos diseñados para disfrute del caminante: la Ruta das Pedras y la Ruta da Auga. La primera, de dificultad media, transcurre a lo largo de 10 kilómetros por la parroquia de Ventosela. Desde la Casa Cultural, pasando por la iglesia parroquial y siempre en ascensión, se llega hasta el punto más alto del recorrido, desde el que se pueden ver unas hermosas vistas sobre la ría. Por el camino se encuentran las formaciones rocosas que dan nombre a la ruta, con una morfología tan singular como sus nombres: “A Pedreira”, “Pedras Agudas”, “Laxe das Abellas”, la “Pedra Taió”, “A pedra que fala” y la “Pedra Erosionada”.
Por su parte, la Ruta da Auga transcurre por un camino accesorio al canal que transportaba agua desde el Embalse de Eiras, en Fornelos de Montes, para abastecer a Vigo. De gran valor ecológico, el recorrido muestra infinidad de paisajes: desde tierras de cultivo y núcleos poblados hasta zonas boscosas con pinos, carballos, eucaliptos y bosque ripícola asociado a los riachuelos. Resulta además un mirador excepcional de la ría de Vigo, desde el que se obtienen unas vistas privilegiadas de la Ensenada de San Simón, la Península do Morrazo, las Illas Cíes o los ayuntamientos de Pazos de Borbén y Soutomaior.

 

Tiempo para la fiesta.

El rico calendario festivo de Redondela es otro de los atractivos del municipio. Sobresale por encima de todas las celebraciones la Festa da Coca, basada en una leyenda secular que narra la lucha de los redondelanos contra un dragón que secuestraba a las jóvenes de la villa. Durante el festejo, el día de Corpus Christi, tienen lugar las vistosas danzas ‘das espadas’ y ‘das Penlas’, de origen medieval.


La gastronomía también tiene su espacio en las festividades de la localidad. La más popular es la del Choco, que se celebra durante la primera quincena de mayo. Durante esos días, el producto estrella de la zona se puede degustar de múltiples formas diferentes, todas sabrosísimas.
La Festa do Mexillón, que tiene lugar en Chapela durante el mes de septiembre, y la Festa da Mazá, que la parroquia de San Estebo de Negros celebra el primer domingo de octubre, son otros eventos gastronómicos destacados del municipio.

 

San Simón, un archipiélago cargado de historia

Antiguo lazareto y cárcel franquista, renació con el nuevo siglo gracias a una profunda remodelación. Formado por cuatro islas –San Bartolomé, San Antonio, San Simón y San Norberto–, el archipiélago de San Simón fue lugar de acogida desde el siglo XII hasta el XIX para órdenes religiosas como los benedictinos, franciscanos y templarios. De 1883 a 1927 funcionó como lazareto, y en 1936 fue convertido en prisión, por la que pasaron más de 4.000 presos políticos republicanos. Albergue de la Guardia de Franco a partir de 1948 y reconvertido en orfanato de 1955 a 1963, San Simón renació con el nuevo siglo, gracias a una profunda remodelación. Actualmente, la isla es gestionada por una fundación adscrita a la Consellería de Cultura, que se encarga de conservar su patrimonio y promover y dinamizar la actividad cultural del archipiélago.

 

Escenario de grandes batallas

El carácter costero del municipio hizo que a lo largo de su historia Redondela se viese atacada desde el mar por flotas de distintos países o piratas. La armada anglo-holandesa saldría victoriosa en la batalla de Rande, en 1702, mientras que los franceses atacarían la villa el 12 de abril de 1809, durante la Guerra de la Independencia, como represalia por la ayuda prestada por los redondelanos en el asedio de Tui. Otro hecho histórico de relevancia en el que participaron los ciudadanos de la localidad fue la victoria sobre las tropas de Ney, en el lugar de Pontesampaio en junio de 1809.

 

Títeres para soñar

A finales de mayo se celebra en Redondela el Festival Internacional de Títeres, evento organizado por la Asociación Xente Titiriteira y la Concellería de Cultural. En la localidad desembarcan cada año decenas de artistas, nacionales y extranjeros, y la sumerjen en la magia de sus de monicreques. Siguiendo la filosofía de su creador, Juanjo Amoedo, el festival pretende involucrar en su celebración a la mayor cantidad posible de instituciones, sectores sociales y ciudadanos, convirtiéndose de esta forma en una de las más claras señas de identidad cultural de Redondela.

 

Redacción [VIGO]

Galería de fotos

Mapa